Compartir:
Título Aquí

Navegando por la red encontramos esta imagen. Nos ha parecido apropiada por muchas razones. La uniformidad que representa, el juego de coronas, flores, verdes y blancos, la inocencia que florece, los encajes y la luz, podrían aplicarse al diseño genérico de una boda. Propiciar o reflejar un cuadro en una boda propiamente dicha, significa plasmar en cada elemento decorativo el arte de la confabulación en cada detalle. Los colores, las formas, los estilos, la delicadeza, la propia naturaleza que se identifica plenamente.

¿Quieres saber cómo lo hacemos?.