Cuando dos personas te dicen, "Eres tú a quien queremos para que organices nuestra boda, desde el otro lado del país", es absolutamente fascinante. Sientes satisfacción, un alto grado de responsabilidad y cosquillitas en el estómago. Pero cuando tras un año de trabajo llega ese día, y descubres que has ganado a dos amigos maravillosos y has conocido a gente increible, entiendes que has sido doblemente pagada. Porque hay cosas que no se pagan con dinero. Un año entero lleno de feeling, de secretos, de ideas que se intercambian y nervioss. Y es que esten evento integral incluía de todo. Aeropuertos, excursión a Gonzálezz Byass, además de un almuerzo increible en el bar restaurante más típico jerezano, como no, Bar Juanito. Noe & Alex lo tuvieron claro desde el principio. Eligieron el lujoso hotel Meliá Sancti Petri en Chiclana y no se equivocaron. La ceremonia a orillas del mar, junto al chiringuito del hotel desde que se ofreción un magnífico coctel. La cena de gala, como no podía ser de otra manera, se ofreció en el espectacular salón acristalado Aqua para finalizar en una fiesta maravillosa en uno de los increibles salones del hotel. Para nosotros, una experiencia para no olvidar. 

Bodorrio gitano, elegancia y estilo, fascinante puesta en escena, gallegos y toledanos de dulce con gracia y arte incluidos, no hemos podido reir y disfrutar más. Gracias por venir hasta las playas del sur. 

Galería