Poco iba a imaginar nuestra peque Marina de 9 años, que el día de su comunión iba a ser como estar inmersa en un cuento de hadas, un día de gran colorido y lleno de luz como es ella.  No fue para menos. Porque Marina tiene una frescura especial. Es divertida, espontánea y le encanta el Chocolate. También adora decir lo que piensa y lo que le gusta, por lo que no tuvimos ningún problema para crear y diseñar su celebración partiendo de sus inquietudes. 

El 1 de Mayo lucía radiante, maravillosa y muy muy natural, con nuestra corona "Little Princess", realizada con pequeñas rosas sprite  y engarzadas en rafia natural alambrada que hacía contraste con su melena morena y ondulada. Una sonrisa de vértigo y sus grandes ganas de disfrutar de su gran día hicieron el resto.

El banquete se realizó en el Cortijo de Ducha, un lugar impresionante que se enmarca en plena campiña jerezana y que goza de unas instalaciones inmejorables. Para esta ocasión, la elección para el banquete fue el Salón Caballero por su luminosidad, ya que disponía de una claraboya preciosa que aportaba ese tipo de luz surealista y de cuento que pretendíamos. Claroscuros y proyecciones de luz muy definidas, un evento de contrastes y muy de primavera para una peque inquieta y felizmente activa.

Para diferenciar las mesas, Marina eligió nombres de lo que más le gusta del mundo, los parques infantiles. Nombres como, Disneyland París, Faunia, Selwo Marina o L"Oceanografic, encabezaron el sitting plan que organizamos para ella en la estructura que más le gustó, nuestra clásica ventana verde vintage. Al centro de las mesas burbujas de flores y color, y en las minutas como no, el rosa fucsia. ¿Alguien lo dudaba?.

Para la merienda y los juegos cambiamos de escenario. El acceso a la espectacular zona de piscinas desde la parte alta y a través del hotel, permitió a todos los invitados divisar el enorme photocall de 2.30 x 2.30 con su carita preciosa que lucía a lo lejos. La preciosa sonrisa que enmarcaban sus manitas, hacían sombra sin duda al bellísimo atardecer de luz tamizada que tenía lugar. Sin duda un gran espectáculo para la vista que a todos encantó. 

Después tuvieron lugar los juegos de Andanima, la inauguración de nuestras fuentes de Chocolate acompañadas de los dulces como no, de La Rosa de Oro para merendar y las copitas para los mayores. La emoción de los regalos, las risas y más risas, el desparpajo de cuándo se está mejor imposible y la alegría de la niña más bonita del mundo, fue la mayor de las recompensas. No se podía estar mejor.

Desde aquí agradecemos a todos los proveedores y muy en especial a Mónica Padilla, por las preciosas fotos realizadas tanto en la sesión de Marina en el campo como en su gran día. 

No dejes de ver la galería de fotos de Marina.