La Boda de Demelza y Marco ha sido emocionante. Una pareja entrañable cuya simpatía ha marcado toda la evolución del evento desde el primer día. 

Para esta ocasión tan especial, la pareja ha elegido realizar la celebración de su gran día en el Cortijo de Ducha, recinto situado en un entorno rural inmejorable de Jerez de la Frontera, que ofrece unas vistas panorámicas espectaculares. Es el lugar idóneo para disfrutar de una boda llena de belleza y armonía con total intimidad.

El tiempo otoñal, cambiante y caprichoso no fue obstáculo para recrear toda la belleza y esencia del estilo de la pareja y la lluvia, sólo vino a aportar aún más romanticismo si cabía a un evento lleno de contrastes.

Los malvas, los borgoñas aderezados con blancos tibios y verdes vintages protagonizaron las mesas de los invitados y frases como "Deja tu Huella en Nuestras Vidas"se dejaban ver por entre los rincones decorados. La sonrisa de Demelza hizo el resto.

Tenía que ser un otoño maravilloso. La Flor del algodón también tuvo su protagonismo en este día entre luces propias del tiempo. Y el coctel largo se tornó en una fiesta gastronómica de exquisiteces que todos supieron agradecer.

Gracias por confiarnos vuestro gran día.